Cuidados, limpieza y conservación del mármol de la encimera de la cocina

Las encimeras son la parte más visible de todo el mobiliario de cocina y el mármol es uno de los materiales más utilizados como encimera de cocina. El mármol es una piedra muy bella y noble, pero es un material más delicado que otros tipos de piedra natural. Mantenerlo limpio ayuda a su conservación y durabilidad.

marmol cuidados y limpieza Cuidados, limpieza y conservación del mármol de la encimera de la cocina

Cuidados, limpieza y conservación del mármol

El mármol es un material poroso que se mancha fácilmente, así que si quieres poner una encimera de este material en la cocina, la limpieza y el  mantenimiento deben ser constantes.

Limpieza básica: el método más usado para la limpieza del mármol es muy sencillo, simplemente se debe pasar una esponja o trapo embebido en una mezcla de agua y jabón. Claro que si las manchas son mas profundas, se tendrán que aplicar otras técnicas.

Precauciones: es recomendable usar una tabla de cortar. Y no depositar nunca recipientes calientes, particularmente de fundición, recién retirados del fuego, horno, microondas, etc., directamente sobre la encimera  porque el calor desprendido podría dañar cualquier superficie.

Cómo limpiar manchas en el mármol

Al ser un material poroso, absorbe con facilidad las manchas de grasa o aceite, además resulta muy sensible a los ácidos.

Manchas de grasa o aceite: La grasa es uno de los principales enemigos del mármol, especialmente cuando se emplea en la cocina. El mármol es sensible a la acción de  ácidos y grasas y por ello es más fácil que queden marcas. En el caso de que las manchas de aceite o grasa se resistan y persistan se puede recurrir a mezclar lejía y yeso. Sobre la mancha se puede aplicar esta mezcla y se deja reposar durante media hora. Pasado este tiempo, tanto solo es necesario quitar la mezcla pasando un paño con agua y jabón.

Pérdida de brillo del mármol

Respecto a la pérdida de brillo, recuperarlo exige, generalmente, recurrir a profesionales. El desgaste de las superficies de mármol, especialmente en suelos, se traduce en la pérdida del grado de pulido y, en consecuencia, del brillo.

 

Dejar un comentario