Estilos decorativos en madera

La madera como acabado interior, posee un carácter y una calidez únicos. Las estancias con paneles y con suelos de madera satisfacen nuestro instinto básico de intimidad y comodidad. Además resulta muy próximo en formato y escala, ya que tanto el dibujo del grano de la superficie como la regularidad de los tablones repetidos crean una agradable sensación de tacto y ritmo.

21 300x203 Estilos decorativos en madera

Madera decorativa

Arquitectónicamente hablando, la madera siempre se ha relacionado con lo vernáculo, con estilos rústicos tradicionales. Sin embargo, a mediados del siglo pasado, arquitectos y diseñadores rescataron el material al emplear contrachapado y teca para crear diseños contemporáneos originales para interiores y muebles.

Otro estilo contemporáneo en madera fue el de la madera de pino lavada, de los años sesenta y setenta, asociado con las grandes cadenas de fabricantes de muebles. Este tipo de madera, asó como la de pino sin tratar con pintura o tintes, poseía un sencillo atractivo que casaba a la perfección con la nueva forma de vida, joven en informal.

En la actualidad, las maderas más oscuras (como el wenge) han introducido una nota exótica en los estilos decorativos que fusionan Oriente y Occidente.

La madera es uno de los materiales más versátiles, fruto no sólo de siglos de familiaridad, sin otambién de sus características físicas innatas, que la colocan en el centro del especto de los materiales duros y blandos. Aunque no se trata, ni mucho menos, del material más resistente o más duradero, desde el punto de vista práctico resulta muy poco exigente: más barata, más cálida, más silenciosa, más resistente y más fácil de trabajar que la piedra, la madera que recibe los cuidados adecuados adquiere una bonita pátina que realza casi cualquier estilo decorativo o de diseño.

El término “madera” abarca una enorme gama de diferentes especies tanto nobles, o duras, como blandas o de coníferas. Cada una posee sus características únicas. Durante siglos, las maderas duras (sobre todo la de roble, teca y caoba) han figurado entre las más preciadas debido a su solidez, densidad y resistencia al paso del tiempo. Las maderas blandas, menos duraderas pero de crecimiento más rápido, se emplean desde siempre como materiales básicos de construcción y como superficies destinadas a tratamientos posteriores (por ejeplo pintura, barnizado o teñido).

El término “madera” comprende muchos tipos de productos manufacturados, tal como la madera contrachapada, el tablero de aglomerado DM, la madera aglomerada y el tablex, materiales procesados que se emplean como revestimientos o carcasas, aunque últimamente se ven cada vez más como acabados finales.

Dejar un comentario