Prepara y pinta tus paredes

Muchas veces se nos ha pasado por la cabeca pintar las paredes de la casa nosotros mismos. ¿Y por qué no?. Te explicamos paso a paso como hacerlo.¿Que material necesito?:  rodillo, brochas, cinta de carrocero, cubeta, masilla y espátulas (por si necesitas tapar alguna grieta o agujero), y por supuesto la pintura.

prepara y pinta paredes 350x233 Prepara y pinta tus paredes

Cómo pintar paredes paso a paso

El primer paso: Reparar si es necesario.

Antes de pintar deberemos sanear la pared. El propio asentamiento puede hacer que con el tiempo aparezcán pequeñas grietas que no son nada peligrosas pero si estéticamente desagradables. La aparición de estas grietas es casi inevitable y no constituyen un peligro de seguridad o de riesgo de desplome del edificio, por supuesto, sí son pequeñas grietas de asentamiento. Para las más grandes conviene que las vea un especialista.

Para tapar las grietas de asentamiento usaremos las paletas de carrocero y la masilla, tipo Aquaplast (marca comercial muy conocida). Con las espátulas de carrocero recorreremos la o las grietas procurando extraer cualquier partícula que se encuentre suelta.

Una vez saneada la grieta aplicaremos el aquaplast y lo extenderemos con la espátula procurando que quede lo más uniforme posible. Esperaremos a que el producto seque y le daremos el toque final con una lija de grano suave, de este modo conseguiremos que no se note la diferencia entre pared y grieta tapada.

Agujeros. Los agujeros son inevitables en nuestras paredes. Muebles colgados, o fijados a la pared, cuadros que se cuelgan en la pared… Muchas veces al pintar una habitación no tendremos la necesidad de tapar los agujeros que hicimos en su día, sin embargo cuando se cambian muebles de sitio o directamente actualizamos una estancia con un nuevo mobiliario encontraremos que esos agujeros no cumplen ya su misión y resultan visibles y anti-estéticos. La solución: taparlos. La manera de hacerlo: la misma que técnica que hemos empleado para tapar una grieta de asentamiento.

Humedades. Algunas veces aparecen manchas de humedad en las paredes, sobre todo en las esquinas de paredes que dan a la calle. Algunas son de condensación por un mal aislamiento de la casa y los consecuentes cambios bruscos de temperatura y grado de humedad. Otras son por mal aislamiento entre la parte exterior de la casa y la interior. Es conveniente establecer en primer lugar que tipo de manchas de humedad tenemos, ya que sí es por un mal aislamiento exterior deberemos corregir el problema antes de reparar sus consecuencias.

Una vez delimitado el problema principal y reparado. Usaremos una espátula para levantar la pintura o yeso afectado por la humedad y que seguramente tendrá moho y grietas. Con la espátula retiraremos todo el producto afectado. Sí la zona afectada es muy grande y profunda, quizás hasta el ladrillo, deberemos aplicar dos capas de yeso. Una primera del llamado yeso basto, un yeso poco fino y que se usa para revocar paredes.

La aplicación del yeso es sencilla. Primero mojaremos muy bien la zona a revocar con abundante agua, esto hará que el yeso se fije correctamente y no se desprenda luego. Aplicaremos el yeso con espátula y lo alisaremos siguiendo el ángulo de la pared. Es importante que evitemos dejar el yeso a ras de la pared. Este yeso no es el más adecuado para finalizar una pared por su propia condición de yeso basto. Dejaremos medio centímetro entre el ras de la pared y lo que apliquemos de yeso basto.

Una vez secado el yeso basto prodeceremos a aplicar el yeso fino o yeso de enlucir. Este dejará la pared suave y sin rugosidades. La aplicación es igual a la anterior. Mojar muy bien la zona en la que trabajaremos. Aplicar el producto con una espátula y alisar con una regla procurando quedar a ras con la pared. Lijar el exceso de producto con una lija de grano fino procurando que la unión entre lo rehabilitado y lo anterior quede muy disimulada.

Segundo paso: Preparar toda la pared.

Es muy conveniente, sobre todo si se va a pintar sobre pintura plástica, el lijar toda la superficie de la pared. Para ello usaremos una lija de grano medio montada en un taco que hará más fácil su uso. Esto facilitará que la nueva pintura se fije bien sobre la anterior.

Tercer paso: Proteger marcos de ventanas y puertas, rodapies y suelos.

Para ello usa papel y la cinta de carrocero. Encontrarás en el mercado rollos de plástico con cinta en un lateral y que te serán muy fáciles de colocar. Es importante tapar bien todo aquello que no se quiera pintar, de este modo nos evitaremos limpiar luego.

Cuarto paso: Pintar. Puedes usar rodillo o brocha.

El rodillo es más cómodo y cubre más zona. Uses lo que uses empápalo bien en pintura y escurre el sobrante en la cubeta. En la pared decide como vas a pintar: de arriba a abajo, o de derecha a izquierda. Una vez decidido el cómo continua haciéndolo así en toda la pared.

Quinto paso: Las esquinas.

Las esquinas siempre quedan peor pintadas porque el rodillo o la brocha grande no cubren bien, es por ello que se hace necesario el dedicarle un esfuerzo más usando una brocha pequeña para tapar los posibles fallos.

Sexto paso: La segunda mano.

Casi siempre, o más bien siempre, tendremos que aplicar una segunda mano de pintura, para obtener una cobertura total de las paredes. Tenlo presente a la hora de comprar la cantidad de pintura que necesitarás.La segunda mano la puedes diluir un poco más con agua si quieres. Eso va en gustos. Si mezclas la pintura con un poco de agua perderá un poco de cuerpo y será más fácil de aplicar pero también salpicará más.

Consejos:

  • Si la pintura anterior tiene un color muy vivo es posible que la nueva no la cubrá bien y se note la anterior perdiendo el efecto que queríamos conseguir. En estos casos deberás aplicar una capa de pintura de neutralziado. Para ello escogue una pintura blanca.
  • Usa extensores de rodillo para llegar a techos y a la parte alta de la pared. Es muy cómodo.
  • Si tienes que lijar una pintura muy dura quizás puedas alquilar una lijadora o comprar una barata. La pintura vieja debe quedar bien lijada antes de pintar de nuevo.
  • Si quieres alisar una pared con gotelé tienes dos alternativas, o quitar el gotelé viejo lo cual puede resultar un trabajo imposible si sobre este gotelé viejo existen alguna capa o capas de pintura plástica. La segunda opción es aplicar un producto que cubra el gotelé viejo y que se pueda alisar bien.En el mercado encontrarás varios productos que pueden ayudarte aunque no te vamos a engañar hace falta un poco de maña para dejar una pared bien.

Dejar un comentario