Tipos de colas para reparaciones de bricolaje

Existen diversos tipos de colas utilizadas en trabajos de bricolaje. A continuación las ennumeramos: colas de contacto, colas termofusibles, resinas Epoxi, cola blanca o vinílica, y adhesivos de cianoacrilato.

colas Tipos de colas para reparaciones de bricolaje

colas

Colas de contacto

Adhesivos de contacto a base de gomas sintéticas.
Se trata de adhesivos líquidos a base de caucho sintético, tipo neopreno. Se conocen como colas de contacto, o de doble encolado por la forma en que han de ser aplicadas. En función del material se deberá usar uno u otro tipo de cola de contacto.

El modo de uso es sencillo, en primer lugar se encolan ambas superficies, aunque en ocasiones con una de ellas puede bastar, procurando aplicar una fina capa de la forma más uniforme posible, mediante una espátula. Si el material que se desea encolar es poroso la primera capa penetrará en los poros y deberemos aplicar una segunda capa. Seguidamente deberá dejarse secar hasta que se evapore el disolvente que contiene la cola de contacto.

El tiempo que debemos esperar depende del producto concreto, pero suele oscilar entre 10 y 20 minutos. Tras este tiempo la capa de cola ya no resulta pegajosa al tacto y pudiera parecer que se ha estropeado, pero se encuentra a punto. Es el momento de juntar ambas superficies. En cuanto se produzca el contacto la cola reaccionará de forma inmediata produciéndose la unión; no hay tiempo para corregir la posición final.
Es importante tener en cuenta que en el secado se evaporarán diferentes tipos de disolventes, por lo que conviene trabajar en un lugar adecuadamente ventilado

Colas termofusibles

Adhesivos termofusibles, se aplican con calor.

Las colas o adhesivos termofusibles son unos adhesivos muy utilizados en multitud de aplicaciones y materiales distintos según el producto concreto de que se trate. Su uso es muy común en carpintería industrial. Se puede aplicar a todo tipo de maderas, cartón, papel, cerámica, vidrio, metales, etc. Incluso puede utilizarse a modo de relleno o encapsulado.

Normalmente se presentan en barritas rígidas de alrededor de un centímetro de diámetro, aunque pueden ser más gruesas. Dichas barritas deben ser introducidas en pistolas térmicas especiales que disponen de una resistencia encargada de calentar, a unos 200ºC, y fundir la cola. Una vez derretida se puede aplicar cómodamente, como cualquier otra cola líquida, permitiendo rápidas reparaciones
pues en cuanto se enfría se produce la unión.

Las barritas de cola pueden encontrarse en diversos colores indicando cada uno diferentes calidades en dicha cola.

Un punto a tener en cuenta es que al ser ablandadas térmicamente, una vez aplicada y seca la cola termofusible, ésta debe mantenerse alejada de las fuentes de calor como por ejemplo bombillas, radiadores, etc., o se volverá a ablandar.

Resinas Epoxi para metal, vidrio o cerámica

Los adhesivos a base de resinas epoxi. Mezcla de dos componentes.

Los adhesivos a base de resinas epoxi son sustancias con consistencia pastosa, o cremosa, que se presentan en dos componentes separados que deben mezclarse, siguiendo las proporciones indicadas por el fabricante, justo en el momento de ser utilizados. Uno de estos componentes es el adhesivo, y el otro el endurecedor.

Al mezclarse los dos componentes de una cola a base de resinas epoxi, se produce una reacción química cuyo resultado es una sustancia muy sólida, de gran poder adhesivo, resistente a la intemperie, a la humedad, y al calor (hasta los 250 ºC). Casi como si se tratara de una soldadura. Las resinas pueden ser opacas o traslúcidas, en función de su composición. A pesar de resistir a la intemperie, el proceso de encolado no funciona demasiado bien cuando la temperatura cae por debajo de los 5ºC. De hecho para encolar adecuadamente lo ideal es mantener temperaturas rondando los 20ºC durante todo el proceso de secado. Si es necesario puede recurrirse a usar un secador de pelo que caliente ligeramente la zona.

Las resinas epoxi se utilizan para encolar materiales rígidos como por ejemplo metal, vidrio, cerámica, etc. Una vez se ha producido el secado, va a ser casi imposible de separar las partes encoladas.

Cola blanca o vinílica, PVA, para madera de interior

Adhesivos a base de colas blancas, vinílicas, por ejemplo de Ceys.
Las llamadas colas blancas, o colas vinílicas, compuestas a base de acetato de polivinilo son unos adhesivos con aspecto de líquido espeso y blanco, que se seca en una hora más o menos, pero que no alcanza la máxima fijación hasta al cabo de unas 24 horas, aproximadamente.

Las colas blancas, vinílicas, son útiles para trabajar con madera no expuesta a la humedad, en interiores. Para fijar maderas destinadas a exteriores, a la intemperie, es preferible recurrir a otro tipo de colas, por ejemplo a base de poliuretano. Además de madera, las colas blancas permiten trabajar con papel, cartón, piel, etc. A pesar de que en su forma líquida su color es blanco, al secarse se vuelve casi transparente por lo que adquieren un aspecto de lo más
discreto.

Antes de encolar deberán limpiarse bien las superficies. Seguidamente se extenderá uniformemente una fina capa de cola por ambas superficies dejando secar unos minutos. Si el material a encolar es muy poroso puede que necesitemos aplicar una segunda capa más tarde. Seguidamente ajustaremos ambas superficies teniendo en cuenta que la posición relativa de las piezas podrá cambiarse mientras la cola se encuentre húmeda. Una vez en la posición adecuada se eliminarán las rebabas de cola con un trapo, y usaremos algún sistema para fijar y presionar ambas piezas mientras se seca la cola, por ejemplo un sargento.
Esta cola se degrada con la humedad, así que no conviene aplicarla sobre materiales húmedos.

Adhesivos de cianoacrilato para uniones de precisión

Adhesivos a base de cianoacrilatos, como por ejemplo Loctite o Super Glue.

Se trata de un tipo de adhesivo que se han popularizado en los últimos años, y cuyo uso puede resultar sorprendente. Los cianoacrilatos son los adhesivos instantáneos, que se secan en segundos, y algunos de los más conocidos pueden ser Loctite, de Henkel, o Super Glue, por poner un par de ejemplos.

Una única gota de este tipo de adhesivos permite un encolado de gran resistencia, llegando a los 350kg por centímetro cuadrado, en pocos segundos.
Estas colas a base de cianoacrilato tienen un aspecto líquido e incoloro y se presentan en pequeños tubos o botes con unos 3 ó 4 gramos de adhesivo por recipiente. No es un producto barato, pero las cantidades utilizadas son realmente pequeñas; simples gotas.

Estos adhesivos no son adecuados para rellenar cavidades por lo que las superficies a pegar deben ajustarse lo mejor posible para obtener un contacto perfecto, de forma que la película de adhesivo sea lo más fina posible. Antes de aplicar el producto deberemos limpiar bien ambas superficies, seguidamente lo aplicaremos únicamente sobre una de las caras.

Hay que tener en cuenta que el fraguado es muy rápido, tanto que no tendremos tiempo de corregir o ajustar la posición de las piezas, así que deberemos realizar las pruebas en seco, antes de aplicar el cianoacrilato. Su uso es recomendable en uniones de precisión en las que se requiera una gran resistencia, por ejemplo joyería, relojería, óptica, etc.

El producto estándar no es el adhesivo más adecuado para materiales porosos, aunque se han desarrollado versiones precisamente para estos casos. Debe protegerse de la acción directa de la luz del sol pues ésta degrada el cianoacrilato al ser un producto sensible a los rayos ultravioletas. El agua también resulta perjudicial.

Al manipular este tipo de adhesivo deberán extremarse las precauciones puesto que si, por ejemplo, quedaran encolados dos dedos podríamos llegar requerir asistencia médica para separarlos.

Dejar un comentario