Cómo reducir la factura de la calefacción

Los gastos de la calefacción se llevan gran parte del prespuesto familiar. Siguiendo estos consejos podrás reducir la factura de la calefacción sin renunciar por ello al confort. Llega el invierno y nos ponemos a temblar, y más que del frío, de pensar en la factura de la calefacción.

calefaccion radiador Cómo reducir la factura de la calefacción

Consejos para reducir el consumo de la calefacción.

Si nos proponemos reducir la cuantía del recibo, que lo lograremos, basta con hacer un uso correcto e ella y tomar un par de medidas muy sencillas que te exponemos a continuación:

  • Elige el modelo adecuado: Elegir el sistema de calefacción de acuerdo al tamaño de tu vivienda, ubicación y el uso que hagamos de ella es básico. En general, si nuestra vivienda se encuentra en una zona fría, lo aconsejable es un sistema que mantenga el calor de forma constante. Mientras que en una zona cálida bastará que permita lograr la temperatura ideal de forma puntual. (Ver calderas domésticas de bajo consumo).
  • Radiadores en su sitio: Lo más idóneo es colocar los radiadores debajo de las ventanas ya que el aire que pueda entrar forma corrientes que contribuyen a que el calor se distribuya. Recuerda no taparlos ni colocar obstáculos delante de ellos como por ejemplo muebles o cortinas.
  • Puesta a punto: Después de varios meses sin utilizar la calefacción, hay que ponerla a punto y eso significa purgar los radiadores (algo que se recomienda hacer una vez al año). El aire contenido en su interior impide la circulación del agua por las tuberías, lo que evita la transmisión del calor de la caldera a los radiadores. Esto provoca que para obteer una determinada temperatura gastes mucha más energía de la necesaria.
  • Mantenimiento y revisión del sistema de calefacción: No esperes a que la calefacción se estropee para hacerle una revisión. Una caldera sucia consume más: un  mantenimiento adecuado puede suponerte un ahorro del 10% de energía. Lo aconsejable es una revisión anual al inicio de la temporada.
  • Controla la temperatura: Piensa que cada grado adicional supone un consumo extra de casi un 15%. No pongas el termostato más allá de los 22º. En la mayoría de los hogares con 20º es suficiente. Incluso en los dormitorios se puee rebajar entre 3 y 5 grados. En caso de que vayas a salir un rato prolongado, baja la temperatura a 15º.
  • Instala un termostato: La mejor forma de controlar la temperatura de la casa es la instalación de termostatos o válvulas termostáticas sobre los propios radiadores. Las válvulas termostáticas permiten un control individual de cada radiador  y así podemos reducir al mínimo la temperatura de una habitación que apenas usamos o ajustar la temperatura de cada cuarto en función de si recibe mucho o poco sol.

termostato calefaccion Cómo reducir la factura de la calefacción

  • Programa la calefacción: Un tipo de termostatos que resultan muy útiles son los termostatos programables. Fáciles de colocar y manejar permiten programar en distintas franjas horarias la hora de encendido y apagado así como la temperatura. Con ellos se puede adaptar mejor el funcionamiento de la calefacción y permiten ahorrar hasta un 20%.
  • Mejora el aislamiento de tu hogar: Puede suponer enre un 20 y un 40% menos de consumo. El punto por done se producen la mayor parte de las pérdidas de calor son las ventanas: sobre un 25%. Puedes evitarlo con las siguientes medidas:
    • Tapa fisuras alrededor de las ventanas con silicona y protege las juntas y rendijas con burletes adhesivos. Ahorras entre el 5% y el 10% de energía.
    • Doble acristalamiento: Reduce la pérdida de calor por las ventanas en un 50%. (Ver ventajas y desventajas de las ventanas de doble acristalamiento).
    • Revisa los cajetines de las persianas, que no tengan rendijas y estén bien aislados.
    • Si reformas, pon un buen aislante en el techo. Son efectivos  la fibra de vidrio y lana de roca.
  • Ventila lo justo: Con 10 ó 15 minutos que abras las ventanas  es suficiente para ventilar sin dejar escapar todo el calor.
  • Abrígate: Es absurdo ir por casa como en pleno agosto. Abrígate un poco más y evitarás encender la calefacción cuando apenas haga frío.
  • Utiliza las persianas: Algo tan sencillo comosubir las persianas para que el sol dé calor y bajarlas por la noche para que no entre tanto frío.
  • Concentra el calor: En las habitaciones que apenas utilizas, cierra la llave de la calefacción, y las puertas, de esta manera conseguirás que el calor se concentre en las estancias que más utilices de tu hogar.
  • Discriminación horaria si la calefacción es eléctrica: Si la calefacción es eléctrica es interesante contratar esta tarifa pero solo si somos capaces de concentrar más del 35% del consumo general de luz (incluyendo otros electrodomésticos) entre las 10 de la noche y el mediodía. En cuanto a los acumuladores eléctricos, con las nuevas tarifas ya no compensan.

Más consejos:

  • La temperatura recomendada para el baño es de 22º, para la sala de estar de 20º y para los dormitorios de entre 16 y 17º.
  • Las bajas temperaturas pueden helar el agua de los radiadores y causar roturas. Mantén los circuitos siempre a más de 5º.

Comentarios (1)

Trackback URL | Feed RSS comentarios

  1. Bricorex dice:

    Muy buenos consejos.La calefacción empieza a ser necesaria y hay que saber elegir para su eficiencia y nuestro ahorro

Dejar un comentario