Presupuesto personal, finanzas bajo control

Colocar sobre papel los ingresos y gastos mensuales ayuda ser más organizado en el manejo del dinero.  El presupuesto personal es un documento donde se cuantifican ingresos y gastos. Al hacer visible los gastos podemos identificar en qué cosas estamos excediéndonos, donde podríamos reducir gastos y de qué formas podríamos ahorrar. Descubre cómo hacerlo de manera sencilla.

presupuesto personal y ahorro Presupuesto personal, finanzas bajo control

Planifica tu presupuesto personal en 6 pasos

  1. Identificar ingresos y gastos. Se trata de determinar los ingresos y gastos habituales de un mes, los cuáles deben ser clasificados en partidas generales como salario, inversiones, alimentación, educación, servicios, etc. Se trata de desglosar las partidas lo más posible, por ejemplo, los  servicios podemos dividirla en sub partidas como electricidad, teléfono, internet, agua; esto para ser precisos al momento de estimar el dinero que corresponde a cada una.
  2. Elaborar un borrador. Hacer un esquema (el programa de hoja de cálculo de Excel puede resultarte muy útil) donde incluyamos todas las partidas que nos generen ingresos y gastos, así como las cantidades que esperamos tener en cada una de éstas para los siguientes meses del año. Para estimar estas cantidades debemos evaluar los ingresos y gasatos habituales, pero también nuestras proyecciones u objetivos financieros.
  3. Elaborar el presupuesto personal. Analizamos en borrador para hacer los ajustes necesarios. Debemos fijarnos en el saldo, que es la cantidad resultante de la diferencia entre el total de los ingresos y el total de los gastos presupuestados; debemos asegurarnos de que éste sea un número positivo, lo recomendable es que corresponda, como mínimo, al 10% del total de los ingresos, aunque lo ideal es que esté sobre el 30%. En caso de no ser así, debemos pensar cómo generar más ingresos o evaluar cómo reducir gastos eliminando algunas partidas no prioritarias.
  4. Hacer un buen uso del saldo. Una vez elaborado el presupuesto debemos planificar qué hacer con el saldo. Existen varias alternativas: ahorrarlo, invertirlo o darnos algún gusto. Podemos destinar una pequeña cantidad para cada cosa.
  5. Ajustarse al presupuesto personal. Ahora debemos seguir lo planificado. Mientras seamos más disciplinados mejores resultados obtendremos. Es importante procurar que la cantidad del saldo corresponda a un determinado porcentaje del total de nuestros ingresos, y destinar el total, o parte de éste, al ahorro.
  6. Revisarlo constantemente. Aún cuando no lo sigamos estrictamente, siempre debemos revisarlo y tenerlo como guía o referencia. El presupuesto debe ser flexible, ya sea para ajustarlo a posibles gastos imprevistos o para que la cantidad destinada al ahorro sea cada vez mayor.

Buenas suerte con los consejos.

Comentarios (1)

Trackback URL | Feed RSS comentarios

  1. Nicolas dice:

    Muy buen aporte. Considero que saber hacer un presupuesto es la mejor manera de llevar un control constante de los gastos. De esta manera se pueden evitar deudas innecesarias y generar reservas de dinero que nos permitan transitar con mayor tranquilidad por estos tiempos agitados.

Dejar un comentario